Buscar este blog

jueves, diciembre 18

Te amo, por eso me pongo así

Lo conocí a  los 15 años, él tenía 18 y recién salía de un colegio militar. Era amable y gracioso. Oía hip hop y amaba leer. Podíamos estar juntos por horas sin hablar y eso no nos incomodaba. Era verano y no empezaba el cole, estábamos juntos desde muy temprano, sin hacer nada, a veces leyendo, a veces conversando. En Febrero me dijo que me quería y nos besamos.
No le gustó que su mejor amigo de aquel entonces haya sido muy amable conmigo y empezó a dar de puñetes a las paredes y hasta rompió un cuadro bien lindo que aquel amigo le regaló. Yo lo miraba impresionada, la ira que emanaba era casi animal. Sus fosas nasales anchándose, la frente sudada, su ceño fruncido, la vena en su cuello; puedo recordar todavía todo, a pesar de mi misma. Es raro pero son los detalles los que me parten y hace que mi voz se quiebre.
Cuando acabó se paró frente a mí, con la respiración muy acelerada y aún rabioso. Yo lo miraba, recuerdo que lo miraba con amor, recuerdo que pensaba que se puso de esa forma porque realmente me amaba, me amaba como un loco y ésa –a los quince años- era mi idea del amor perfecto, amar con locura.
Cuando recibí la llamada de un amigo de la universidad se puso celoso y me tiró una cachetada que la recuerdo y aún me duele, más en el alma, claro. Desde ese día ocurrieron una serie de hechos de ese tipo y siempre se sentaba en el piso llorando y pidiéndome perdón. Te amo, Gery, por eso me pongo así. Eso suavizaba mi cólera y calmaba mi llanto. Pensar que alguien me amara con esa “intensidad”.

-
Subí a mi bicicleta, tratando de escapar. Él salió, fue corriendo hacia mí, me tomó del pelo y me tiró al piso y gritándome me dijo que entrara a su casa. Miré alrededor para buscar ayuda, la gente me miraba por unos segundos y seguían con su vida. Alzó mi bicicleta y amenazó con arrojármela en la cabeza si no entraba. Cuando entré me gritó y pegó hasta que se aburrió. Te amo Gery, por eso me pongo así.
Durante un tiempo le creí que me amaba y por eso se ponía así y luego de mil intentos fallidos de dejarlo, opté por otra opción:
Le dije que nos iríamos a vivir fuera del país, pero él tenía que ir primero para encontrar un trabajo.

Mentí.

El día que se fue lloré muchísimo, era una mezcla de cosas, era como si me hubieran extirpado un tumor al que por tenerlo tanto tiempo hasta cariño le había agarrado.

Luego de él yo nací, la actual, la que soy ahora. Él me arrancó la inocencia y la capacidad de confiar en la gente, él levantó en mí un gran muro en el corazón del cual sólo una persona tuvo la valentía de escalar.

Me veo en mis propios recuerdos y siento cólera, sobretodo cólera por mi estupidez, por mi sentido del amor y la falta de este para conmigo misma.


Cólera.


lunes, agosto 13

2012


Lleno, repleto de sentimientos, de sensaciones, de personas, de caras nuevas, de corazones lindos, de ojitos chinitos, de desamores, de amistades perdidas, de corazones rotos, de besos robados, de besos regalados, de sonrisas falsas, de miradas reprobatorias, de lágrimas silenciosas, de sueño, de insomnio, de pena, de nostalgia, de alegría, de sorpresas, de amor, de pasión, de nada, de todo.
Ha pasado un año ya y no te tengo cerca como para hablarte cuando me arme de valor y deje de lado mi atrevido orgullo, como lo había planeado alguna vez, o para revisar tu blog de vez en cuando y descubrir alguna nueva foto tuya bravaza. Ahora no estás aquí, pero estás tan presente que se te siente y eso me gusta, pero a veces duele tanto, Ivo.
Todos los días te veo en las paredes, tu rostro pidiendo justicia y yo sin hacer nada, y yo sentada frente a un computador viejo sin tocar nada más que el teclado empolvado de mi escritorio.


Ahora todo es tan diferente.


Yo tan aquí y tú tan allá.

domingo, julio 15

jueves, marzo 29

Mi mamá



Ha tenido que pasar una serie de cosas para que me de cuenta de lo que sucedía a mi alrededor, y no sólo cosas, han pasado años, años entero creyendo de una forma y teniendo la verdad en mi cara, ahí mismito.
Crecí pensando que mi mamá era sumisa y que muchos se aprovechaban de ella, hasta pensé que era algo tonta, que se dejaba. Hoy, a mis 27 años la verdad cachetea mi rostro sin piedad.
Mi mamá en un ser entrañable, lleno de cosas locas, lleno de amor, lleno de compasión.
Es una mujer luchadora y ama intensamente; creo que eso es lo que más admiro en ella, su amor constante. Ella no tiene riquezas materiales, pero ¡cielos! Cuánto tiene.
Recuerdo que cuando yo tenía como 8 años, ella tenía dos trabajos, uno de ellos era alfabetización, le enseñaba a gente de todas las edades y el otro también era profesora, en un colegio muy pequeñito de inicial. No teníamos plata, pero nunca pasábamos hambre, mi mamá tenía la capacidad que se desarrolla cuando eres mamá soltera, la magia. Ella hacía que siempre alcance, para el colegio, para la comida, para la ropa y hasta para darnos un gusto de vez en cuando. En ese entonces yo no entendía muy bien eso de la alfabetización, pero ahora lo veo tan claro, pero tan claro que me gana el llanto: Una vez abrí el cajón de mi mamá, ese cajón donde hay muchos secretos y se supone que no se debe abrir, lo abrí de curiosa y de rebelde; vi un cheque por S/100.00. Mi mamá enseñaba por cien soles y eso le alcanzaba para que coma ella, mi hermana y yo. ¿Podía conseguir otra cosa? Sí. Por eso tenía otro trabajo, ella quería ayudar, quería enseñarle a las personas que estaban peor que nosotros, a esas personas que viven cerca al cielo, pero que la mano de dios nos los ha tocado, los menos favorecidos. Eso es amor, ese es el amor que admiro en ella.
Mi mamá jamás habló mal de nadie en su vida, mi mamá jamás ha mentido y mi mamá jamás dejará de amar al único hombre de su vida, mi papá; a pesar de lo que significa él para sus propios hijos, ella siempre será la única que lo ame y él será el único a quien ame ella. ¿Me molesta? Pues me gustaría que conozca a alguien que la merezca, pero es tan difícil encontrar a alguien lleno de cualidades.
Ahora yo soy mamá y recuerdo todas las cosas feas que le he hecho y dicho y cómo miles de veces no la he comprendido y hasta la he mirado mal, he deseado irme de casa o que me deje en paz, sin darme cuenta que lo único que ella hacía era amarme infinitamente. Ahora la veo con mi hija, su nieta, y me lleno de emoción, veo cómo mi hija, a pesar de que no vive con ella, la adora, mueve sus piecitos y alza los brazos cada vez que la ve, ahora veo cuántas veces me equivoqué y cuánto tiempo he estado sin decirle te quiero.

martes, noviembre 15

Besando sapos


Cuando te enamoras perdidamente de alguien, sientes, crees y hasta afirmas que esa persona es muy especial, es totalmente diferente al resto, es único y todos los defectos que tiene te parecen 'lindos', incluso crees que eso lo hace aún más especial.
¿Pero qué pasa cuando te das cuenta que esa persona es el hombre más común y corriente que existe y que existió jamás?
Todos esos defectos que conociste en un inicio no son nada al compararlos con los que recién estás conociendo y que dicho sea de paso, no son nada 'lindos'.
Pues bien, debes hacer algo, debes decidir algo, pero no sabes bien qué.
Te lamentas por no haber sabido de esos defectos antes o te ríes pensando en lo tonta que fuiste al creerlo un semi-dios.
Lo más lógico sería lo segundo, porque es muy tonto pensar en un hombre perfecto, aunque sólo sea perfecto para ti, eso no existe, no creyamos en los príncipes azules ni en el corsel blanco, ¡patrañas! Esos son sólo cuentitos que nos leían de pequeñas y ahora, ya grandes, siguen siendo eso, 'cuentos'.
Normalmente no hago nada lógico, así que yo no río, yo me lamento.

Los príncipes azules no existen, pero me aventuraré a besar unos cuantos sapos.

miércoles, octubre 5

Yo no uso pantys


Me dijo que me leía hace mucho...Me dijo que ella podía ser mi amiga...
Me contó sus secretos...Me contó cosas que nunca me hubieran gustado saber.

En el post anterior hablaba de cuánto me gustaría tener una amiga con quien pueda contar, a la que la llame de emergencia porque se me corrió la panty o porque vi a mi ex con su nueva novia, pero luego recordé que yo no uso pantys y que he visto a muchos ex con sus actuales novias y no me causa reacción alguna.
Una vez más he comprobado con mi propia piel el motivo por el cual no tengo amigas. Me reafirmo, las mujeres estamos locas y muchas veces podemos hacer estupideces por encontrar una verdad que nos cuesta mucho solicitar y muchas otras veces pensamos que lo que nosotras creemos es la verdad que buscamos y otras tantas recurrimos a una mentira para encontrar una verdad.
¿Pero qué sucede cuando usas a un tercero para lograr tener la verdad que quieres?
Pues lo cagas.
En mi caso eso sucedió. Me usaron, usaron mi nombre para encontrar una verdad y perdí a alguien con quien tenía una historia, una historia muy querida y que me hubiera gustado mucho poder revivirla uno de estos días.
Así son las cosas pues, no podré revivir esa historia.

Yo sólo soy una loca más, pero si pantys.

miércoles, septiembre 21

¿Sin amigos?


Últimamente ando mucho en el facebook, a veces no hay motivo alguno para entrar pero lo hago. Ahora hay una aplicación donde separa a tus contactos por familia, trabajo, etc. Me detuve a ver y decía ''mejores amigos''. No hay nadie en esa lista a pesar que tengo 305 contactos. Me sentí sola.
Mientras pensaba en mi soledad, abrí por inercia una página web donde descargas películas y series, descargué Sex and the city, una serie que para muchos hombres es sumamente feminista y hasta superficial, pero noté que yo no tengo una Miranda, una Samantha, una Carrie o una Charlotte, me sentí más sola aun.
Siempre he dicho que no tengo amigas, sólo amigos, incluso he pensado que no las necesito porque las mujeres son muy envidiosas, muy hipócritas y muy machistas o súper feministas y además no me considero una mujer convencional y muchas veces no les simpatizo a las chicas, pero ahora siento que soy diferente, no sé si sea porque soy mamá, tal vez mis hormonas siguen revueltas.

Es bacán que tu novio sea tu gran amigo, pero a veces también es muy triste.

Los amigos que tengo los voy perdiendo, dejando en el camino. Soy una persona muy extraña y no mantengo las amistades, mi ingratitud puede llegar a límites insospechados, solo que ahora, a esta hora de la noche y en la soledad de mi sala, necesito una amiga con quien hablar cosas sin sentido, cosas con mucho sentido o simplemente ir a tomarme una chela.

viernes, agosto 26

Ya llegó


Ya la conozco, ya nació. Ya tomó mi dedo índice con su pequeña mano, ya me oye y la oigo también, ya siento su calor y su llanto, su alegría, su hambre.

La primera vez que me sonrió no pude evitar llorar, no pude evitar recordarla en mi vientre. No puedo dejar de mirar cada gesto que hace, no puedo evitar amarla cada segundo más, no quiero evitar nada de eso.
Ximena es la razón por la cual no me importa dormir un par de horas al día, no me importa dejar de almorzar si es que ella quiere que la arrulle por horas, no me importa hacer voces estúpidas cuando le digo: Qué hermosa eres, qué linda bebé, qué preciosa, te amo tanto... No me importa aguantarme las ganas de hacer pis por horas para no dejarla solita, no me importa ningún esfuerzo o sacrificio que yo haga porque ella es muchísimo más importante que yo misma.
Antes de ella no tenía idea del significado del amor incondicional, del amor por encima de todo, del amor en su máxima expresión.
Podría pasarme la vida tratando de explicar lo que uno siente al tener un hijo y aún así, no lo conseguiría.

Ella es un pedazo de mi y otro de su papá, quien es el amor de mi vida, imagínense entonces cuánta felicidad me puede causar ella, imagínense entonces cuánto amor hay.

sábado, agosto 13

No te has ido


Hace como dos años no hablaba con él por una estúpida pelea.
Nunca nos disculpamos, nunca nos preguntamos qué fue lo que pasó, nunca hicimos nada.

Ivo me trataba diferente, tal vez por ser mujer, por ser la novia de su pata o porque simplemente él era así conmigo. Era muy difícil entablar una conversación personalmente, él siempre se mostró tímido, incluso no me miraba a los ojos cuando me hablaba, eso me daba mucha risa.
Por el MSN hablábamos mucho, de todo, libros, música, amor, la vida... No sé si esté bien que yo pueda decir que él fue mi amigo, porque no pasé con él muchas cosas que pasan los amigos, pero puedo decir que lo conocí en otros aspectos, como sólo él podía ser conmigo y como yo sólo podía ser con él.
Lo conocí hace casi ocho años, la primera vez que lo vi fue en la clase de Estadística, él no era de esa clase, sólo acompañaba a un amigo. La primera vez que nos vimos fue como siempre me vería: tímido y con una media sonrisa que era ocultada con su mano.
Con él caminé una vez, quedamos en tomar fotos, me recomendó un libro que luego dijo que me regalaría, me dejaba hablar mucho y sonreía, siempre miraba al frente, al camino, su silencio me tranquilizaba.

Ayer me dijeron que había muerto, nunca se había muerto alguien que significó tanto para mi. Yo no supe qué hacer, qué decir. Me recosté en mi cama, me tapé mucho a pesar de que sentía que mi cuerpo ardía, me puse a llorar, en silencio, sentía cómo mi pecho se hundía y mi estómago se contraía, la bebé me pateaba, tal vez asustada; decidí dejar el silencio y lloré y grité y me enojé, me enojé con la vida, con las circunstancias, con el destino. De pronto una serie de imágenes inundaron mi cabeza, recuerdos, canciones, fotos, silencios, palabras, caminatas, bromas, anécdotas, Inti. Y pensé que no pues, no se ha ido del todo, está en cada uno de nosotros, está en las fotos que ha tomado, en las palabras que nos ha dicho, en los caminos que hemos recorrido, en el hijo que tiene. Aún está aquí y estará siempre.

Si, si, eso no hace que deje de doler, que dejemos de llorar y veamos a la muerte como lo que es: parte de la vida. Pero sé que cada vez que lo recuerde será con una sonrisa en los labios.

Me pesa nunca habértelo dicho pero, te quise mucho, Ivo.

lunes, agosto 1

Amor, estoy embarazada.


No recuerdo exactamente cuántos días habían pasado sin que me viniera la regla. Pero ya era hora de hacerme una prueba.
Fui a la farmacia y la compré. Por ahí me dijeron que sería mejor hacerme la prueba con la primera orina del día, así que esperé al día siguiente. Eran casi las 6 a.m cuando fui al baño.
"Si se pone rosado, estás embarazada..." la prueba tardaba 3 minutos.
Empecé, la puse debajo de mi y luego la miré. No había pasado ni 2 minutos y se tornó rosa, sonreí. No sé si fue felicidad absoluta o hubo algo de nervios en esa risa tímida. Subí a mi habitación con la prueba en la mano, él dormía.

- Amor, mira, se puso rosa.
- ¿Qué? Lo has pintado tú. Me dijo entre sonrisas y legañas.
- No, mi vida, es cierto. Estoy embarazada.

Ese día, 4 de Enero, llamé al trabajo informando que llegaría tarde, él y yo fuimos para la respectiva prueba de sangre. Positivo. Yo no podía dejar de sonreír y él parecía asustado, salimos de la mano y fuimos a almorzar.

Seremos papás, mi amor.

sábado, julio 23

Vida Nueva


Llevo 239 días con ella, sin embargo no la conozco. Siento todos sus movimientos y a veces creo sentir sus estados de ánimo, no estoy loca, pero he empezado a creer en el lazo ese del que tanto se habla entre madres e hijos, sobretodo cuando aún siguen dentro de ti.

Ayer estaba recostada en mi cama con JC, veíamos el resumen de la Copa América, mi mano estaba sobre mi panza, en la parte izquierda, de pronto sentí una gran patada justamente donde estaba mi mano... pude sentir su pequeño pie e increíblemente hasta me lo pude imaginar, insisto: no estoy loca. JC me preguntó qué había pasado porque mi cuerpo saltó por la patadota, le conté y se me salieron las lágrimas ¡Pude sentir su pie!

A pesar de que la tengo siempre conmigo, quiero que salga ya, quiero conocerla, ver sus ojos, que tome mi dedo índice, que me haga llorar del dolor cuando le de por primera vez de lactar y que me haga llorar de felicidad tan sólo con su existencia, con su ser.

Los fines de semana que estoy libre y sola, saco toda la ropa que le han obsequiado y la imagino, me río, me entusiasmo, me pongo ansiosa; le cuento lo que estoy haciendo y siento que me oye y hasta que me entiende y que ella también tiene muchas ganas de salir a verme.

¿Saben? He ido a la iglesia, sí, he pasado por allí y he sentido las ganas de entrar y hablar con Él desde ese lugar, porque yo lo hago desde cualquier lugar, pero en esa ocasión me dieron muchas ganar de hacerlo desde esa iglesia, una que está a la vuelta de mi casa y por donde siempre paso. La Iglesia estaba casi vacía y aproveché ese silencio, entré con mi bolsa de mandarinas, las dejé en el piso y me arrodillé. Agradecí, pedí, volví a agradecer y salí.

Cuando la tenga en mis brazos, no podré dejar de agradecerle a la vida lo que me está dando.

lunes, mayo 30

6to mes


Hace unos días he cumplido 6 meses, llevo casi 200 días con una bebé dentro de mi.

Los 4 primeros meses, los pasé entre hospitalizaciones, bajadas de peso, sangrado por la nariz, descansos médicos, amenazas de aborto, llanto, mal humor, dolor de cabeza, vómitos, en fin.

Ahora los pies se me hinchan, me duele la columna como nunca en mi vida, me cuesta pararme de la cama, me agito al menor esfuerzo, todo el día tengo la mano en mi panza, tengo dolores intensos de cabeza, no puedo subir escaleras y me cuesta mucho bajarlas, no duermo bien en la noche, pero me muero de sueño todo el día, me saldrán estrías...
Pero saben qué? Pasaría por eso y todo lo que falta por venir, solo por sentirla moverse en mi vientre, por emocionarme cada vez que imagino su rostro, por la alegría que me causa escuchar a mi novio decir 'mis bebés', por tocar mi vientre y sentirla tan mía, por verla crecer dentro de mi, por imaginarme sus cumpleaños y hasta el colegio en el que la pondré, por reírme cada vez que su papá dice que cuando nazca se irá directamente a un convento, por soñar con todas las fotos que le tomaré y la ropa que le compraré... No puedo, simplemente no puedo enumerar todas las emociones que me causa, a pesar del dolor físico que siento, lo que ella representa es mucho más, es indescriptible.

Te amo, mi niña preciosa.

lunes, mayo 23

Ximena

Tendré una niña.

domingo, mayo 22

Hoy no es un día normal


Hoy me siento diferente.
Hoy sentí que dejé de ser la que fui sin dejar de serlo, es tan fácil sentirlo y tan difícil explicarlo, así que no tratare de hacerlo.
Hoy sentí que absolutamente todo lo que he hecho tiene un sentido, que hasta las palabras que lanzo sirvieron para algo, no dejo de ser quien soy, pero soy una persona nueva.
Hoy sentí que en efecto, el amor es la razón que mueve al mundo y una vida sin sexo, no tiene sentido.
Hoy sentí que las sorpresas que crees que te da la vida, ya te las esperas y que a pesar de eso, la vida no apesta.
Hoy sentí que mi hija no será el motor que mueva mi vida, ella será mi vida.
Hoy sentí que el hombre que está a mi lado es el que quiero para toda la vida y me enorgullece caminar de su mano.
Hoy sentí que quería compartir mis emociones con ustedes.

jueves, marzo 31

lunes, marzo 7

Ayer no sabia quién era.
Hoy no sé quién eres tú.

domingo, enero 23

Ja!

Pues nooo !!
Resultó ser que el malestar que tenía en mi viaje, era producto de un bebé.
Así es señores, voy a ser mami!!

domingo, enero 2

2011

El peor año nuevo, el peor viaje, los peores días. Lo peor es que parece que recién empieza.
No?

lunes, noviembre 1

jueves 4 de noviembre

sister morphine, cousin cocaine... dice (23:01):
"la conversa de nuestro amor en comun, luego de dos gobiernos distintos"

lunes, septiembre 13

Beso en el bus


Hacía años de aquellas épocas donde las personas nos veían con una extrañeza en los ojos, con un gesto raro, podía decirse que hasta con asco. ¿Ver tanta muestra de afecto resulta ser grotesco? ¡Vayan a un telo, pues!. Toda esa muestra de afecto se convirtió en manos entrelazadas, brazos rodeando mi espalda y uno que otro pico desapercibido, ninguno de los dos lo notó, ninguno de los dos nos dimos cuenta de ese cambio, de esa desaparición de miradas asquientas en las calles por las que pasábamos.

La vida conjunta hizo que las demostraciones esas se encapsulen en las cuatro paredes de nuestra habitación y se filtre una que otra vez por la ventana, una que otra vez.

Son casi siete años los que vivo amándolo, y es que a pesar de lo sucedido en mi vida –y en la suya- en todo este proceso de ir aprendiendo y creciendo, a veces juntos, a veces no; tengo la extraña convicción de que nunca dejé de amarlo y nunca dejaré de hacerlo, pase lo que pase, si pues, es una extraña certeza que tengo desde que lo empecé a querer. Sin embargo las relaciones se enfrían, el amor se empoza como un pequeño charquito en la pista y se olvida, se abandona, se extravía.

Yo no creo que el amor se acaba, yo creo que se pierde, creo que se olvida. Creo que el desinterés hacia él hace que se escape, que busque otro lugar donde habitar.

Lo “bueno” de todo esto es que como pienso así, estoy consciente de lo que puede pasar y puede que me de cuenta a tiempo, o saber lo que está sucediendo en vez de confundirme y creer que el amor se acabó.

Lo más cierto de toda esta historia es que entre él y yo existe una relación que va más allá del amor, existe una relación de lealtad, de bondad, de generosidad, de ternura, de admiración, de cariño, de gratitud, de entrega, existe una mezcla de sentimientos que hace que lo que tenemos sea totalmente único. Es una de esas relaciones que están conformadas por dos personas que les llega totalmente al pincho lo que diga el resto, creo que por eso funciona.

Pero a lo que iba es a lo del cambio, a las muestras de afecto que de ser intensas y apasionadas, se convirtieron en simples miradas cariñosas, no está mal, no me quejo, pero uno siempre extraña el deseo que puedes despertar en tu pareja, si eso falta durante mucho la posibilidad del amante o affaire viene en camino, siempre ocurre. Los hombres, bueno esa clase de hombres que andan en la captura de mujeres con pareja y falta de afecto y atención, están siempre al acecho. Un amigo que es esa clase de hombre me dijo que el gusto que le tiene a las mujeres con pareja es que son mucho más “agradecidas” y soy textual. Esa repentina carencia de pasión estaba tratando de meterse entre los pliegues de mi vida, no sé si fue tomada en cuenta, si todo salió porque sí o fue adrede, a sabiendas del cambio del que empecé a hablarles.

Vi a mi novio y unos amigos en el Toquin, una pizzería en Miraflores. Nos juntamos para ver el partido Perú VS. Jamaica (el cual ganamos 2-1), comimos una pizza, tomamos unas chelas, todo fluyó como siempre. Me tocaron uno de mis temas favoritos –o tal vez el único- las relaciones amorosas entre hombres y mujeres. Me encanta saber cómo piensan los hombres, al igual que nosotras para ellos, son otra especie, tienen mil formas de ver las cosas y para ser franca a medida que sé más de ellos, veo menos diferencias entre nosotros.

Era tarde ya y debíamos irnos, casi todos nosotros trabajábamos al día siguiente. Caminamos un poco antes de encontrar algún vehículo que nos lleve a casa, subimos a un bus, nos sentamos en el último asiento porque mi novio es muy alto y normalmente no entra en los asientos de los micros. Apoyé mi cabeza sobre la ventana viendo las calles pasar, las luces de los centros comerciales, la gente caminando apurada. De rato en rato sentía que él me miraba. Llegamos a Barranco, puso su mano por mi cuello, con la otra tocó mi rostro y lo llevó hacia él y me besó. Me besó como hace muchos años no lo hacía, me besó con muchas ganas, era como si quisiera que nos peguemos mediante nuestros labios, tocaba mi nuca con cariño, sus manos grandes me estremecían y de pronto ambos nos olvidamos del lugar en el que estábamos, no nos importó, en todo caso. De pronto empecé a sentir aquellas miradas extrañas y los susurros sentenciosos, la indignación y la exigencia de pudor del resto presente, empecé a sentirme como antes, como cuando nos recostábamos en el pasto de algún parque derrotados ya por el deseo de permanecer lo más juntos que se pueda. Las miradas que nos lanzaron en aquella couster causaron algo en mi, me di cuenta de lo que estábamos perdiendo, de lo que se estaba quedando en el olvido. Me di cuenta que la gente que nos vio nunca se hubiera imaginado que él y yo teníamos una relación de casi siete años, y eso me encantó.

Nos besamos sin parar hasta llegar a casa, cruzamos todo el distrito de Barranco sin despegarnos, nuestras bocas latían, se hinchaban, se enrojecían.

Llegamos a casa, caminábamos hacia la puerta sin dejarnos, sin soltarnos, lo amaba más que nunca, lo deseaba intensamente.

Ese día, aquella noche...me volví a enamorar de mi novio.

martes, julio 20

Mi dedo anular

Hace no mucho tiempo mi novio me dijo que había visto un anillo que le gustaría obsequiarme y como él es antidetalles o demasiado despistado para elaborar alguno o darse cuenta de que hay regalos que no se preguntan y simplemente se dan, me dijo para ir los dos a comprarlo.


No era uno de esos anillos de los que se ponen en el dedo anular y tiene una piedra preciosa y te ata a un hombre y el hombre es atado, en cierta forma también, simplemente era un anillo que él vió -sabe Dios con quién y cómo así-y pensó en regalármelo, nada más.


Lo vió en el mercado de pulgas del Kennedy, me llevó hasta allá y me lo mostró. Era un anillo grueso, medio indio, me gustó, pero me pareció muy caro y le mentí diciéndole que no me había gustado mucho, que mejor vería otros. Y así fui descartando varios de los que me gustaron mucho por el precio. Siempre he sido así, nunca me han gustado que gasten en mi, menos parejas mías y por su puesto, menos Juanqui. Así que poco a poco fuimos recorriendo los diversos puestos del lugar y descartando por los precios. Además tampoco me decidía por el oro o la plata.


Hasta que llegué a un puesto donde encontré un anillo que acabaría con mis dudas, era de oro y plata y me hacía recordar mucho a uno que le vi a mi mamá hace muchísimo tiempo, uno de esos recuerdos que tengo de niña de las joyas que mi mamá usaba cuando yo era pequeña, así que me decidí por ese y decidí también que mi mamá tenía uno exactamente igual y que incluso había sido mi papá quien se lo compró y que ella lo había escogido también, así como lo hacía yo.


Me quedó exacto en el dedo anular de la mano derecha, me calzó exactito. Juanqui me dijo que él nunca me hubiera comprado ese y que hasta le pareció extraño que escoja ese, que estaba tan solo y lejos de la vista.


Y valgan verdades nunca me gustó usar anillos, pero éste, por lo que representa para mi con el tema de mis padres, no dejo de usarlo nunca desde que me lo puse.

viernes, julio 9

He vuelto


He vuelto a renunciar. He vuelto a sentirme asfixiada y aburrida en el lugar por el que cambié un trabajo en el que también me sentía así. He vuelto a conseguir otra cosa, otro trabajo, mejor pagado, con mejor horario, mejor clima laboral y en una mejor empresa. He vuelto a asistir a entrevistas, he vuelto a imprimir mi currículo, he vuelto a ser 'bienvenida' en un nuevo lugar, he vuelto a llenar formularios y estampar firmas. Sin embargo, a pesar de todas las mejoras, no logro conseguir tranquilidad, es increíble la suerte que tengo para conseguir trabajo, no tardé ni una semana, desde que trabajo no he estado desempleada por más de una semana. Eso es bueno, sobretodo para el país en el que vivo, entonces qué quiero? Ya estoy en esas donde ni yo misma me soporto.

Todo esto me hace recordar a mis relaciones amorosas y aunque después de escribir esto quedaré como una locaza, debo admitirlo, era una insatisfecha, y creo que era más por inseguridad emocional que amor en sí. La cuestión es que terminaba cada vez que podía con Juan Carlos, conocía a alguien 'nuevo' y después de poco tiempo ya era mi enamorado. Realmente no pasaba siempre, en los casi 7 años de relación y en los 'entretiempos' estuve con tres chicos: Fernando, Carlos y Roberto. Del primero y el último he hablado aquí, pero de Carlos creo que no.

Con Carlos siempre fue jodido, esa fue la peor época de mis endemoniados ires y venires en lo que a relaciones amorosas se refiere. Un día quería mucho a Carlos, al día siguiente quería mucho a Juan Carlos y un día quise mucho a ambos y fue ahí donde me quedé sola por decisión propia. Esas tres veces de descarrile, siempre opté por Juanqui o por mi o por los dos que al final siempre es lo mismo por el tema del amor y de la unión.

En esos tiempos creía saber lo que quería y cuando lo tenía no me sentía satisfecha y optaba por cualquier otra opción, la más cercana, la primera, la más a la mano... y andaba en esas.

Ahora, después de diferentes errores y traspiés, estoy, por decirlo de alguna forma, encaminada. Mi vida con Juan Carlos está muy bien y siento que lo amo cada vez más, y siento -por primera vez- que por fin, él está en el mismo camino que yo, pero para que esto suceda tuvieron que pasar mil y un altercados y lágrimas y rompimientos y desgarros.

Acaso esto tendrá que pasar también para sentirme 'encaminada' en alguna empresa?


Qué mierda quiero?



Ayer me hicieron un test psicológico y lo único que supe del resultado fue que carecía de energía y tenía poco dinamismo.

Los psicólogos siempre me parecieron medio brujos.

viernes, julio 2


Les ha pasado que encuentran una grata compañía, un coqueteo innato entre ambas partes, una sonrisa en común, una mirada furtiva y unos pensamientos pecaminosos? A mi también, lo genial de esto es que solo me ha pasado con un hombre y me continua pasando con el mismo hombre cada vez que lo veo y sé que le pasa lo mismo que a mi cada vez que me ve.

Aunque yo le cuente de mi novio y él de su esposa y/o hijo.

Él y yo somos como compinches. Como un par de niños que quieren hacer travesuras pero con la edad suficiente como para saber las posibles consecuencias de esas travesuras que tanto queremos hacer.
Hace unos días le dije que sería mejor dejar de vernos, por eso de las travesuras…lo único que paso luego fue que me dieron mas ganas de verlo, aunque soy bastante fuerte y me aguanto como los machos. Y no se porque siempre que yo puedo, el no y viceversa. La cuestión es que acabo de cerrar la ventanita de conversación del MNS que tenia con el. La tecnología nos permitió mantener una conversación fluida, yo desde mi cama, y el desde el shopping de San Miguel donde esta tomando con algunos amigos. Cuando A bebe es muy divertido, tiene mas fuerza y la sinceridad le sale por los poros, aunque en este caso fueron por los dedos:

A dice:
Bueno YA somos adultos CARAJO!


No se como considerar a A, no se si es mi amigo porque me gusta. No se si es algo mas porque, porque no pues, no se si deba etiquetarlo, simplemente el es A. Lo conozco hace años, sé cosas graciosas de él, el me ha visto como pocos me han visto (tú me entiendes, A) y no lo etiquetaré, al menos no hoy.
Ustedes creen que entre A y yo ha pasado algo?


A dice:
Estas loca y eso me encanta!

viernes, junio 11

Lo siento


Después de haber regresado me he sentido más tranquila y de mejor ánimo.Aunque mi hermana me comentó que mi mamá no se sintió muy bien por mi ausencia y eso me apena mucho. Hablé con mi hermana y me dijo cosas de mi muy ciertas, como lo he dicho antes, ella es mucho más madura que yo, aunque últimamente he pensado que más bien es como yo, igualita. Tiene consejos siempre y todos acertados, pero en su propia vida no puede ejecutarlos, así como yo.
Le dije a mi novio que no quería pasar otra noche así, sin él. Escribió en la pared de nuestro cuarto ‘bienvenida a tu casa’, me encantó. Desde ese día no he vuelto a la casa de mi mamá, me da vergüenza hacerlo, creo que me precipité en decidir con la cabeza caliente dejar de vivir con mi novio debido a problemas que pasamos y que ya están resueltos, supuestamente. Me empeciné en hacer la prueba de irme, pero no conté que con esa tonta prueba podría herir a personas que me quieren y extrañan. Siempre tiendo a lastimar justamente a aquellas personas. Lo siento.
Pero este post iba a manera de disculpa pública a lo que hice y dije el día de ayer, o mejor dicho hoy desde la medianoche hasta las 4am. Sé que no me lees y que ya me disculpé, pero no me siento del todo tranquila, así que ahí va.
Toda la semana estuvimos bien, más que bien, tanto que en mi cabeza loca habían una serie de dudas indescifrables por la pasividad de la relación, por la cordialidad, por la tranquilidad, así que me dije esto está bien?, todo está tan tranquilo que es raro. Aun no hacía nada, pero ganas no me faltaban, estaba intranquila, quería alguna reacción ante un estímulo que no sea un rostro sonriente, nada más. Confundí la tranquilidad y la paz que estaba sintiendo en ese momento con aburrimiento y hasta indiferencia. En verdad te juro que todo el tiempo estuve tratando de ir bien, de que estemos bien y así iba hasta ayer.Mientras caminaba para darte el encuentro como habíamos quedado, pensaba en lo bien que estábamos y en que no tenía por qué dudar de eso, no tenía por qué sentirme rara si me pasaban cosas buenas, no debía sorprenderme, cuando te llamé para saber por dónde andabas y me dijiste:


- Aló?
- Hola, dónde estás?
- Dónde estás tú? – le dije al escuchar el sonido del tecleo de su compu
- En mi trabajo, nenita
- Putamadre!
- Qué pasa, por qué te alteras?
- Me dijiste que me ibas a dar el encuentro, esto es dar el encuentro?
- Amor, tranquila, ya salgo para allá.
- Chao.


Lo que me tomó llegar y verte fue un interminable río de bilis y mentadas de madre, tu madre.Camino a ‘darnos el encuentro’ me topé con Renzo, un amigo del cole que no veía hace mucho, mi humor mejoró o se disfrazó de una sonrisa a medias. Tú llegaste y por cómo te había hablado no notabas que se me había pasado, que solo quería un abrazo, caminamos sin decirnos nada, sin tocarnos, sin mirarnos.

Me jode tanto como a ti perder el tiempo en este tipo de discusiones estúpidas, peleas cojudas, pero mientras caminaba pensaba en que siempre tenía que ser yo la que de el primer paso, recordaba la cantidad de veces que te había dicho que tus besos tienen un efecto mágico en mi y que se me pasa todo cuando me besas, me preguntaba si lo recordabas; mientras el tiempo seguía pasando, cuando noté el tiempo perdido tomé tu mano y tú la besaste, caminamos de la mano un rato, luego yo besé la tuya y tú me abrazaste fuerte. Se siente tan bien abrazarte... paramos por una gaseosa al McD y luego a lo que íbamos.

Caminamos por el parque Kennedy tomados de la mano buscando la butifarra por la que habíamos caminado toda la Av. Arequipa.


- Dos de pavo y dos chichas
- Quince soles


Buscamos un lugar donde sentarnos y que no haya un gato tan cerca porque si no saben, les tengo fobia.Nos sentamos cerca al Loco Poggy, quien tenía un estetoscopio colgado del cuello de manera muy cómica, empezamos a devorar el pan. Alguna vez han notado el hambre que tenían recién cuando comen? Eso me pasó. Estaba todo bien con la chicha y la cebolla deliciosa, hasta que sentí a mi lado un gato a centímetros de distancia, di un salto y grité asustada.


- Ayy amor, me hiciste asustar!
- Lo siento! No tengo la culpa que me asusten los gatos! No tienes que hablarme así – le dije casi gritando


Eso de ‘casi gritando’ es una cagada además, cuanto falta para que le grites a alguien? Le gritas o no y punto, pero en fin. Nos cambiamos de sitio y yo estaba con la cara larga, no recuerdo exactamente cómo le respondí a algo que me había preguntado.


- Gery, por qué eres así?
- Si no te gusta como soy ya sabes que hacer, no?


Mientras decía cojudeces y me comportaba como una cojudaza, te miraba y veía cómo eras conmigo y la incansable paciencia que me tienes. Sólo me dijiste ‘estás de mal humor?’


Lo que vino luego ya es increíble. Mi humor es peor que el de una vieja menopáusica. Ni siquiera recuerdo porqué le di la espalda cuando estábamos metidos en la cama. Desperté casi a la 1am y me inventé una pelea que duró hasta las 4am, le empecé a decir cosas sin sentido y que realmente no sentía, al menos no todas. Tal era mi locura que terminé pidiéndole un tiempo. Alguien me puede decir para qué mierda sirve ese tiempo solicitado siempre? No sé, simplemente se lo pedí. Ahora que estoy más lúcida, creo que simplemente quería oírle decir que no quería tiempo, que quería estar conmigo. Sin embargo cuando él se me acercó a besarme no le correspondí, cuando me abrazó como tanto quería, no le correspondí. En verdad no sé cómo definir todo lo que hice y dije ayer-hoy. Es embarazoso decir públicamente todo esto y no puedo darles más detalles porque si me lee un psiquiatra, me internaría.
Nos dormimos así, peleados, malhumorados y con lágrimas en los ojos. Desperté para irme a trabajar, cuando estaba por irme, él me intentó abrazar y yo no lo dejé. Se despertó y me pidió que estemos bien, que no nos demos ningún tiempo y saben qué le dije? Que me hubiera dicho todo eso ayer. Hasta asquito me doy. Estaba por irme, casi casi bajando las escaleras para salir y me cacheteé y regresé a abrazarlo y besarlo y decirle que estoy totalmente loca, que lo amaba más que a nada en el mundo y le pedí que me deje porque le traería muchos problemas, que me deje él porque yo no lo haré.

Él solo me besó y me abrazó fuerte.
Sólo quiero que sepas que eres lo mejor de mí, lo que más quiero y la única persona que me importa lo que piense sobre mi. Cada vez que te veo me siento sumamente afortunada y feliz de tenerte. Sabes quién eres y sabes qué eres. Pero quiero que sepas lo que quiero que seas, quiero que seas el que siempre tome mi mano, quiero que seas el compañero de mi vida, quiero que seas lo primero que vea al despertar y el último a quien vea antes de dormir, quiero ver la tele contigo, quiero que caminemos juntos, quiero ser la única en tu vida, quiero ser lo que más ames, quiero que seas mi centro y quiero ser el tuyo.


Ah, y te mentí, sí quiero que seas el papá de mis hijos.


Te amo.

jueves, junio 10

Me Fui


Y finalmente me fui.
Tome mis cosas, todas las que pudieron entrar en un par de carteras grandes y en una de esas mochilas de explorador verde militar, claro que ya había hecho ese mismo viaje dos veces, definitivamente tenía muchas cosas como para irme en una.

El día anterior llamé a mi hermana y me dijo que todo estaba listo, así que llegué tranquila, de hecho llegué cuando menos se lo esperaban porque era día de semana y horas de trabajo. Por razones que no revelaré por este medio ese día tuve que retirarme temprano del trabajo y empecé con la mudanza. Llegué justamente cuando mi hermana y su novio llegaban de la universidad, no les mentiré, estaba muy triste, el solo hecho de pensar que ya no veré a mi novio al despertar me mataba, que ya no lo despertaría con besos para que vaya a trabajar o que no me dejará salir de la cama para que yo me vaya a trabajar y me abrace como solo él lo hace y ocasione mis tardanzas y los memos que tengo en mi trabajo (todos valieron la pena), todas esas situaciones las recordaba y me atormentaban.Llegué a casa, fui directamente al que sería mi cuarto y estaba arreglado para mí desde hacía días –según mi hermana- pero solo encontré polvo y cosas inservibles, era un depósito, fui engañada. Triste y con algo de molestia me fui al cuarto de mi mamá para acomodarme y depositar mi cuerpo en su cama de ensueño. Tiré mis cosas mientras veía a mi hermana por el pasadizo yendo a acomodar el cuarto que según ella ya estaba listo. No le dije nada, no recriminé, después de todo ella no me creyó que regresaría a casa y no ordenó nada por esa razón. Yo había estado postergando mi regreso por semanas y ya no me creía. De pronto, saqué una de las fotos que más me gustan de mi novio y yo, la contemplé y recordé el momento en el que la tomamos, me puse a pensar en lo antigua que era, en lo que sentíamos ambos en ese momento y en lo largo que está esta relación. No habían pasado ni dos horas desde que llegaba a la casa de mi mamá y lo extrañaba con locura.


- Geryyyyyyy para que almuerces – Me dijo mi abuela a gritos.


Sonreí porque en cierta forma extrañaba esa locura que es esa casa, hay muchas personas allí: mi mamá, mi hermana, mi tío, su esposa y sus tres hijos, mi tía y su hijo, mis abuelos y Yue, el perro de mi hermana.Sólo hay dos pisos y el caos es tan parecido al de un mercado, aunque no como antes porque mis primos ya crecieron y están metidos en su cuarto y no en el mío molestándome.Pero de pronto no solo empecé a extrañar a mi novio, sino también mi tranquilidad, la cama que ya sentía mía, el cuarto que sentía mío, pensé en el viajesazo que se me venía todos los días desde ahí hasta mi trabajo, despertarme antes y tomar dos carros, la flojera estaba plagada en mi cuerpo.

Había llorado toda la tarde y tenía los ojos muy hinchados, dije en casa que estaba con una gripe espantosa para no preocuparlos, llegó mi mamá con mil y un pastillas. Todo el día me la pasé en su cama y dormí con ella. Hablé con mi novio antes de dormir y me dijo ‘la cama se ve muy vacía, todo el cuarto se ve así, ven pronto’. Obvio que lloré y le dije a él también que tenía gripe.

Amaneció y estaba tan gris como el día, me quedé en casa, me sentía indispuesta y al parecer mi mentira sobre la gripe se volvió cierta, no fui al trabajo una vez más. Toda la mañana en cama haciendo zapping. No sé qué me entró en el cuerpo y cogí las cosas que aun no había desempacado, me puse una chompa encima del pijama y unos lentes oscuros, esperé que no hayan moros en la costa ni en la sala y salí a hurtadillas con las mismas cosas con las que llegué. No me despedí de nadie, sólo le dejé una nota a mi mamá.


Volvía a acomodar mis cosas, llamé a mi novio y le propuse ir a recogerlo a su trabajo y hacer algo por ahí.

Nos fuimos a cenar y conversamos mucho, brindamos con un tinto que venía con la parrilla y le dije que había regresado.